lunes, 2 de noviembre de 2009

Agradecidos en el tiempo de perder

De la mano de la sociedad de consumo, la necesidad de ser "ganadores" y "exitosos" en todas las áreas de nuestra vida, se presenta ante nosotros como una gran presión. Estar en el grupo de los "perdedores" genera temor y descrédito.

Sin embargo, sin caer en el peligroso extremo de enamorarse de las derrotas, debemos admitir que muchas veces se aprende más en las pérdidas, que en las victorias.

En definitiva, toda persona equilibrada, lejos de creerse invencible e invulnerable sabe que "ganar" y "perder" son dos caras de la misma moneda. Un ejemplo claro de ello se da en la puja entre "tener" y "perder". Acceder a lo deseado siempre es una gran alegría, pero no es menos cierto que adherido a esa conquista, viene implícito el riesgo de perderla, pues solo se puede perder lo que se tiene.

Estas reflexiones aparentemente fuera de contexto, vienen a colación de que el embarazo de nuestro cuarto hijo, que les conté con tanta alegría en septiembre, se ha detenido y lo hemos perdido.

Las palabras de Job "Jehová dio, Jehová quitó, sea su nombre bendito"(Job 1: 21) fueron las primeras que resonaron en mi corazón al momento de conocer la noticia y a la hora de comunicarla a amigos y seres queridos.

En un principio fueron una expresión de fé frente a un episodio no deseado. Un reconocimiento de la aceptación de la voluntad soberana de Dios sobre nuestra vida más allá de nuestras propias aspiraciones.

Pero luego estas palabras se convirtieron en genuino agradecimiento, puesto que a pesar de la desilusión y la congoja que nos produjo esta pérdida como familia, recordé cuántos momentos de alegría nos había deparado esa diminuta persona, que no alcancé a conocer, pero que aprendí a amar en menos de tres meses que duró su vida.

El momento mágico del test de embarazo positivo junto a mi mujer.
Las caritas y lágrimas inolvidables de nuestros hijos cuando se lo comunicamos.
Aquella cena con los abuelos y los tíos que lloraron de emoción.
La primer ecografía.
Los abrazos alborozados, los chistes y la felicidad de tantos amigos.
Las mil y una discusiones y votaciones familiares por nombres de nena o de varón.
Volver a mirar con mi esposa las vidrieras de negocios de venta de ropa de bebé, "cochecitos" y cunas.
Darme cuenta de que aun puedo adaptarme a los cambios.
Las noches de insomnio llenas de proyectos y de sueños...

La tristeza de hoy no puede quitarme la alegría de ayer. Tampoco evitará la felicidad de mañana.

"Basta a cada día su propio mal" enseñó Jesús. Y como contracara de este pensamiento puede decirse "Disfruta cada día el bien que Dios te da".

Para aquellos que comprendemos que en esta vida terrenal nada es para siempre, me parece que el secreto para superar las inevitables pérdidas que fatalmente sufriremos en el camino hacia la vida eterna, pasa por este sencilla pero profunda enseñanza.

Gracias Señor, porque todo acontecimiento que entendemos como "pérdida" significa que hasta ese instante estábamos disfrutando de una enorme bendición.

5 comentarios:

  1. Me ha emocionado tu escrito. Me ha emocionado hasta las lágrimas. Sin dudas fue inspirado por el Espíritu Santo que puede transmitirnos esa enseñanza y ese estar agradecidos en todo. Te mando un fuerte abrazo en Cristo y un beso a la familia. Bendiciones!

    ResponderEliminar
  2. Hola!!!Espero no molestarte, te dejo este mensaje porque quería contarte rápidamente acerca de una propuesta que creo te puede interesar.
    La idea es ofrecerte que tu blog tenga dirección de página web, no más .blogspot ni fotolog ni nada, sino el nombre que vos quieras.com.ar. Además de esto, te ofrecemos 5 direcciones de Email que sean @elnombredetupágina. Todo esto te lo ofrecemos sólo por $50 y lo bueno es que lo abonarías por única vez y contarías ya con todo el servicio al abonarlo, te repito, es por única vez y sin compromiso, te pido que si te interesa la propuesta me escribas a info@tublogpuntocom.com.ar así yo puedo comunicarme con vos y contarte más a fondo como es todo. De cualquier manera para informarte un poco más podes ingresar en www.tublogpuntocom.com.ar.
    Te agradezco y disculpame por quitarte un poco de tiempo..
    El equipo de TublogPuntoCom

    ResponderEliminar
  3. Saludos Dany

    Leí el artículo muy íntimo que publicaste en tu Blog, y vuelvo a confirmar que tu amor por el Señor será siempre un profundo acto de Fé, más allá inclusive de los estímulos racionales que el día a día intenta direccionar nuestras emociones.

    La Palabra del Señor es VERDAD y reposar en ella, es permancer en la Roca Firme.

    Desde la distancia bendigo tu vida, así como la de Danna y de tu hermosa familia que alcance a conocer por un e-mail que traía consigo una fotografía de ella.

    Desde el Perú, no diré "mi mñas sentido pésame", sino, "Bienaventurado quién confía en el Señor por que su misericordia y su bondad cubrirá toda angustia y pesar".

    Algún día los volveré a ver...por ahora desde la distancia me uno a uds. a través de este medio.

    Atte

    Job Rosales Pacheco

    ResponderEliminar
  4. Pasamos por tu blog a dejar nuestro comentario, Espero que pases por el nuestro y dejes Tu Sueño, ya que tu opinion nos interesa.

    Muchas Gracias

    ResponderEliminar
  5. Querido Daniel:
    cuando uno conoce a personas que Dios usa con poder, no puede menos que salir bendecido... vos sos una de esas personas, un SIERVO DEL ALTISIMO, y te hago saber hoy que me has bendecido tanto a través de tus canciones, tus consejos, oraciones, de tu vida querido hermano.
    Lloro al leer lo ocurrido...
    y me gozo al saber que Dios te dice:
    "Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: no temas, yo te ayudo". (Is 41.13)
    Con profundo amor en Cristo.
    Hebe. Córdoba. Iglesia de Talleres.

    ResponderEliminar